Las personas que trabajan expuestas a la luz del sol: albañiles, agricultores, marineros, etc... son las que más padecen el cáncer de piel no melanoma.

 
 
 
 

El uso de fotoprotectores es fundamental para proteger de la radiación ultravioleta, del cáncer de piel y del fotoenvejecimiento. Deben proteger contra UV-A y UV-B y deben estar testados dermatológicamente.

 
 
 
 

Los fotoprotectores deben aplicarse 20 minutos antes de la exposición solar y repetirse cada vez que la persona se moje.

 
  Cirugía [Cáncer de Piel]  
 

El tratamiento del cáncer de piel varía de acuerdo con el tipo de tumor (carcinoma basocelular o melanoma maligno etc...), su tamaño y localización, según sea un tumor nuevo o recurrente, según la edad y el estado de salud del paciente.

 

El objetivo consiste en extirpar o destruir completamente el cáncer de piel con el primer tratamiento (si es posible), causando el menor daño posible a los tejidos sanos adyacentes. El tratamiento de elección para la mayoría de los cánceres de piel es quirúrgico.

 

 

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DEL CÁNCER DE PIEL

 

Curetaje, o afeitado y electrodesecación: Método más simple para extirpar tumores de piel. El cáncer es `raspado´ repetidamente mediante un instrumento con forma de cuchara o anillo con borde afilado o afeitado con hoja de bisturi. Luego se usa un aparato de radiofrecuencia(electrobisturi) que coagula el tejido para destruir las restantes células cancerosas y controlar la pérdida de sangre.

 

El porcentaje de curaciones es inferior a los métodos quirúrgicos con control microscópico.

 

Extirpación quirúrgica total o radical: Extirpar el tumor con un margen adecuado de piel sana. Este tejido sano que se sacrifica contribuye a asegurar que se han eliminado todas las células cancerosas. Según su tamaño y localización, la herida resultante se sutura o se cubre mediante un injerto(piel de otra zona del cuerpo) o un colgajo(piel de la zona próxima al tumor sin extirparla completamente).

 

Es el procedimiento indicado en la mayoría de los casos.

 

Criocirugía [Ver crioterapia]: El nitrógeno líquido destruye las células pre-cancerosas o malignas por un proceso de congelación. La criocirugía se emplea principalmente para las queratosis actínicas, que son lesiones precancerosas. Su uso para el cáncer de piel requiere una gran experiencia y tiene la limitación de que no se puede controlar la presencia o ausencia de tumor remanente tras del tratamiento.

 

Cirugía de Mohs: Se trata de extirpar completamente el tumor, ahorrando la mayor cantidad de tejido sano. A medida que se retiran las capas, se analizan microscópicamente. Se continúa sacando tejido capa por capa hasta que no aparezcan células anormales.

 

La cirugía de Mohs se usa habitualmente para tumores basocelulares y espinocelulares recurrentes o para aquellos ubicados en determinadas áreas.

 

 

  Ante una lesión sospechosa debe acudir al Dermatólogo. Lo más importante es un diagnóstico precoz  

 

Inicio  |  Servicios  |  Equipamiento  |  Sobre la Clínica  |  Contacto  |  Avisos Legales
 

© Copyright 2009, Alfonso Rodríguez