No confíe en los días nublados. Debe seguir los mismos consejos de fotoprotección.

 
 
 
 

DERMATOSCOPIA
Supone un nuevo sistema de diagnóstico, muy útil en el seguimiento de lunares y en la detección precoz de tumores de piel. Se trata de un sistema...

Saber más

 
  Terapia Fotodinámica [Cáncer de Piel]  
 

La terapia fotodinámica ( TFD ) se utiliza para tratar enfermedades de la piel. Constituye una alternativa no agresiva, para el tratamiento de determinados cánceres.

 

Consiste en la aplicación de una crema fotosensibilizante (reacciona ante la luz ) sobre el tejido afecto, seguido de la emisión en esa zona de una fuente de luz roja. Esta luz activa la fabricación de un tipo de oxígeno que es tóxico y destruye las células enfermas sin alterar las células sanas. La TFD es un procedimiento muy selectivo porque la crema sólo es absorbida por las células enfermas o tumorales, y la luz roja sólo activa las células que han captado esa crema.

 

Indicaciones

La TFD la utilizamos principalmente en queratosis actínicas ( lesiones precancerosas producidas por la exposicion solar), carcinomas basocelulares superficiales y algunos carcinomas espinocelulares.

 

Está especialmente indicado en aquellas personas que tienen una daño solar crónico muy extenso como para tratar con cirugía o cuando esta es contraindicada por la edad del paciente, problemas de salud o de coagulación de la sangre, personas con fobia a entrar en quirófano, etc.

 

Tratamiento

En la Clínica aplicamos la crema fotosensibilizante sobre la piel afecta y se cubre con un apósito oclusivo durante 3 horas. Posteriormente se retira el apósito y se irradia la zona con una fuente de luz roja durante 9 minutos. En las 48 horas posteriores a la realización del tratamiento, no le puede dar la luz del sol. En función de cada paciente y de la patología a tratar, se realizan una o dos sesiones, aunque pueden repetirse el número de sesiones que sean necesarias.

 

Ventajas

Una de las principales ventajas de este tratamiento es su selectividad ya que destruye sólo el tumor, sin alterar la piel sana y esto garantiza unos resultados médicos y estéticos excelentes.

 

No requiere hospitalización y el paciente puede regresar a casa inmediatamente después de haberse sometido al mismo, con pocas molestias, que consisten en discreta inflamación de la zona tratada y sin aparición de cicatrices.

 

 

  Es necesario un diagnóstico correcto por parte del Dermatólogo y valorar la idoneidad del tratamiento en cada caso.  

 

Inicio  |  Servicios  |  Equipamiento  |  Sobre la Clínica  |  Contacto  |  Avisos Legales
 

© Copyright 2009, Alfonso Rodríguez